Sacha Razmilic
Sacha Razmilic

PROGRAMA DE GOBIERNO

REGION DE ANTOFAGASTA

PROGRAMA DE GOBIERNO REGIONAL DE ANTOFAGASTA

PROPUESTAS

El siguiente es un compilado de las propuestas que un equipo de profesionales ha desarrollado como base de un futuro Gobierno Regional de Antofagasta encabezado por Sacha Razmilic, pero no es más que un punto de partida. Con el correr de los meses seguiremos recogiendo propuestas de la ciudadanía en un esfuerzo que debe ser colaborativo. Si desea aportar alguna idea o proyecto, puede hacerlo en www.sacharazmilic.cl

BARÓMETRO REGIONAL 2020 (Instituto Políticas Públicas UCN – Feedback)

El Barómetro Regional nos entrega cifras importantes para diagnosticar el estado de la región tanto en términos sociales como políticos. A continuación, datos relevantes de manejo.

En primer lugar, el principal problema de la región es el desempleo (25%), seguido por Salud (14%) y Pandemia (14%), Centralismo (6%) y Medio ambiente (5%). En materia de confianza, solo el 17% opina que puede confiar en el otro.

En cuanto a satisfacción con la ciudad en que vive, el 61% de las personas de la región están insatisfechas, siendo las causas de esa insatisfacción la falta de áreas verdes (17%), el desempleo (12%), la salud (12%), la educación (9%) y el medioambiente (6%).

NUEVOS EMPLEOS Y
DESARROLLO REGIONAL

A continuación haz clic en los siguientes ítem para desplegar la información:

Si queremos ser nuevamente la región con más empleo de Chile y a la vez dejar de depender de la gran minería, necesitamos desarrollar nuevas industrias y sectores empresariales. Un factor clave para ello es que miles de personas decidan emprender o que sus emprendimientos ya iniciados puedan ser potenciados. A modo de ejemplo de la realidad actual, el año 2019 se destinaron MM$3.600 del FNDR a fomento productivo en la región, representando sólo el 4,3% del presupuesto anual. Por lo tanto, para dar ese gran salto, a través de organismos de fomento como Sercotec, Corfo, Indap, Indespa y las áreas de fomento de los municipios de la región, invertiremos no menos de $10.000 millones al año en subsidios a nuevos emprendimientos y diferentes tipos de apoyo a pymes en operación, tanto de tipo financiero como de asesoría y asistencia técnica.

Nuestra región concentra los mayores índices de radiación solar del planeta lo que, en el contexto de la crisis planetaria provocada por el calentamiento global, nos pone en una posición privilegiada para producir energía limpia que ayude a reconvertir la matriz energética, así como desarrollar tecnología que le abra camino. Pero independiente de la muy necesaria generación de energía eléctrica por medios fotovoltaicos y el promisorio futuro de la producción de hidrógeno verde (hidrógeno producido por medios limpios) como el combustible del futuro, debemos ir más allá y, a partir de esta ventaja competitiva, proponernos generar desarrollo industrial usando el poder térmico de la energía solar, que dé paso a la creación de puestos de trabajo calificados, bien pagados y que no requieran turnos especiales de trabajo.

La mayor parte de la energía consumida en Chile en procesos industriales se usa para requerimientos de calor (calderas, secado, fundición, cocción, etc.) y todos ellos pueden ser provistos por la energía del sol, con los debidos procesos industriales. Proponemos aprovechar el próximo establecimiento del Instituto de Tecnologías Limpias, para dar un fuerte impulso a la investigación y desarrollo de procesos industriales usando el calor del sol. No hay mejor lugar del planeta para hacerlo y debemos aprovechar esa ventaja para transformarlo en puestos de trabajo calificados y bienestar social. En 4 años estará operativo el Corredor Bioceánico que unirá nuestros puertos con el norte argentino y el Mato Grosso brasileño, para dar salida a sus exportaciones agrícolas. La energía termosolar puede ser una palanca el desarrollo agroindustrial de Calama y Antofagasta, dando valor agregado a las exportaciones de nuestros vecinos y generando verdadera diversificación a nuestra economía.

Financiado con fondos regionales, proponemos un programa de $750 millones anuales, que provea un pack digital de hasta $1 millón por empresa y que consistirá en: dominio (.cl), diseño logo e imagen corporativa, página web con carro de compras, habilitación de fanpage, capacitación en marketing digital y campaña pagada de difusión digital. Una condición del programa es que los servicios de diseño, fotografía e ingeniería sean contratados a proveedores regionales o nacionales con oficina en la región, para que estos recursos mayoritariamente queden dentro de la región generando efectos de segunda vuelta en la industria de servicios.
Previo a la pandemia, más de 60.000 trabajadores ejercían sus labores en nuestra región, pero residían fuera de ella, mientras que, en las mismas fechas, los desocupados superaban los 30.000 y la tasa de desocupación se acercaba a los dos dígitos. Para que los proyectos de inversión sean un aporte para la comunidad, éstos deben priorizar el empleo de trabajadores y proveedores locales, lo que claramente no ha sido la tónica en los últimos años, pese a las declaraciones de buenas intenciones de las compañías mineras. Por lo tanto, en el contexto de la futura ley de Rentas Regionales, que entregará al Gobierno Regional un marco para establecer tributos locales, proponemos el establecimiento de un gravamen por cada trabajador que resida fuera de la región, pagaderos por el empleador. La tasa será variable y se ajustará en proporción a la tasa de desempleo regional: a mayor tasa de desempleo local, mayor impuesto al trabajo conmutado y, a menor tasa de desempleo, menor tasa de impuesto a la contratación de trabajadores no residentes. Lo recaudado por este tributo se destinará a aumentar la oferta habitacional, construcción de áreas verdes y refuerzo a los servicios de salud y educación de la región.
El progresivo aumento de carga que transitará por nuestra región cuando el Corredor Bioceánico esté funcionando plenamente requerirá de toda nuestra capacidad portuaria y Tocopilla tendrá un rol destacado en ello, complementando las labores que desempeñarán Mejillones y Antofagasta. Para ello, se buscarán fórmulas para apoyar la reconversión de los terrenos ocupados por las centrales termoeléctricas para estos efectos.
Muchos de los puntos mencionados anteriormente aluden al desarrollo industrial de la región, como una manera de diversificar nuestra matriz productiva y no depender exclusivamente del cobre. Pues bien, para desarrollar industria se necesitan terrenos aptos para ello y en nuestra región el principal propietario de estos espacios es el mismo Estado, a través del Ministerio de Bienes Nacionales. En este punto se da la paradoja que BBNN es dueño de gran parte del suelo rural de la región, configurando un poder monopólico de facto en las zonas de expansión de nuestras ciudades, alcanzando por lo tanto altos valores de venta cuando licita terrenos. Por ley, el MBN debe vender propiedades a precio de mercado, pero la verdad es que no es un mercado competitivo y los valores que se transan ahuyentan la inversión privada, al punto que empresas antofagastinas han debido invertir en la ampliación de sus operaciones en parque industriales de Santiago.

Necesitamos con urgencia la creación de una Corporación de Desarrollo Regional, que sea un jugador activo en puntos específicos de la economía, como los son los parques industriales. Una Corporación podría recibir terrenos de BBNN, invertir recursos FNDR en su urbanización y venderlos a privados a precios verdaderamente competitivos, reinvirtiendo las utilidades en acciones de fomento productivo para la región y desarmando un nudo histórico del desarrollo regional. Por esta vía podremos concretar el desarrollo de la plataforma multimodal B-400 (Antofagasta y Mejillones), Nudo Uribe (Afta), La Negra (Afta), Puerto Seco (Calama) y Barriles (Tocopilla).

A poco tiempo de recibir el reconocimiento oficial a nuestros Changos, debemos apostar decididamente a mejorar la sustentabilidad económica y social de nuestras caletas. Mucho se puede hacer desde el Gobierno Regional para apoyar el desarrollo de la acuicultura en estos asentamientos, que reemplace la lógica histórica extractiva por una que cultive nuestra costa y genere valor agregado. Asimismo, debemos promover inversiones en infraestructura turística y conectividad en las caletas, que atraigan visitantes todo el año y permita a nuestros pescadores, buzos y recolectores vender directamente y con valor agregado, sus productos. Este apoyo debe ser especialmente enfocado en Taltal, Mejillones y Tocopilla.
San Pedro de Atacama es uno de los destinos de mayor renombre de nuestro país en el extranjero y ha tenido un crecimiento exponencial en los últimos 20 años. Sin embargo, por efectos de la pandemia sobre su actividad, hoy sufre la masiva destrucción de sus puestos de trabajo. El trabajo en este sector, por lo tanto, debe ser doble: por un lado, reforzar los planes de asistencia a su economía en preparación para una reapertura en 2021 y, por otro lado, promover un desarrollo económico que sea sustentable tanto ambiental como socialmente, a la vez que respetuoso con nuestros pueblos originarios. Para lo segundo es fundamental descongestionar San Pedro de Atacama, apoyando decididamente el desarrollo turístico del Alto Loa, en localidades como Chiu Chiu, Lasana, Ollagüe, Toconce, Caspana y Ayquina. Se debe mejorar la dotación de servicios básicos de estas comunidades, así como de San Pedro de Atacama, Toconao, Peine y Socaire. Por otro lado, se deben redoblar los esfuerzos que Corfo ha realizado para apoyar financiera y técnicamente los emprendimientos turísticos en estas localidades. Una oferta más amplia de lugares por conocer y dónde alojar, permitirá que los turistas sumen días a sus visitas, que San Pedro de Atacama no sufra saturación y que los beneficios se distribuyan entre más comunidades.

MEJORES CIUDADES
PARA UN MEJOR VIVIR

Nuestras ciudades tienen la menor cantidad de metros cuadrados de áreas verdes por habitante de Chile y permanentemente es señalado por la ciudadanía, en encuestas de opinión, como uno de los grandes dolores de la vida urbana en nuestra región. Necesitamos con urgencia multiplicar los espacios públicos y áreas verdes de nuestras ciudades, en especial en Calama, Tocopilla y el sector norte de Antofagasta. El FNDR cuenta anualmente con recursos suficientes para abordar la construcción de parques y plazas, pero deben ser proyectos bien pensados, bien formulados y mejor ejecutados. La lista de fracasos regionales en este respecto es una vergüenza, con obras que quedan inconclusas o detenidas por años, constructoras que quiebran y árboles que se cortan para ser reemplazados por cemento. Todo esto mientras nuestros vecinos deben seguir paseando a sus hijos a todo sol y por calles de tierra.

En este punto, el programa promete gestión, creatividad y trabajo en equipo con los municipios. Estos últimos rehúyen construir parques porque el costo del agua para riego, pero hay otras soluciones.

    1. Plantas desaladoras a pequeña escala. Usando energía solar, pueden ser una alternativa para zonas costeras la instalación de plantas que permitan la construcción y mantención de áreas verdes en las localidades costeras y con esto aumentar la cantidad de metros cuadrados de áreas verdes por habitante.
    2. Plantas de reciclado de agua. Hasta ahora se asocia las plantas de tratamiento de aguas con grandes instalaciones, asociadas a procesos industriales que producen grandes externalidades a los vecinos, como malos olores y plagas. Sin embargo, en la actualidad hay tecnología en el mundo para reciclar agua en soluciones de menor escala y sin los problemas asociados a las grandes plantas. Éstas son plantas prefabricadas de tratamiento y reutilización de aguas residuales, que producen agua apta para el riego de áreas verdes y que ya se encuentran en funcionamiento en países como Francia y Sudáfrica.

De esta manera, se pueden destinar fondos regionales para habilitar ambos tipos de sistemas que nos permitan pintar de verde nuestras ciudades, sin costos excesivos. Existen iniciativas piloto en este campo en nuestra misma región y se requiere avanzar en modificaciones legales que permitan el uso de aguas residuales para riego. Una modificación que es posible y le cambiaría la cara a nuestras ciudades.

En conjunto con los gobiernos comunales implementaremos en cada una de las comunas de la región el desarrollo de Parques Urbanos de carácter público, los cuales contemplan, además de áreas verdes, espacios de recreación y práctica deportiva. En esta misma línea, las capitales provinciales tendrán un diseño de parque urbano que incluirá la habilitación de zonas de camping, skatepark, anfiteatros, y museos al aire libre. Estamos convencidos que el arte debe tener un espacio destacado en nuestras ciudades, y por ello en Antofagasta, queremos transformar el actual vertedero en un gran pulmón verde, que considere un jardín de esculturas. Asimismo, para Calama está contemplado, junto a un remozamiento del Parque El Loa y el término del Proyecto Borde Río, la aceleración de otros pulmones verdes en la comuna, como en toda la región.

En esta misma línea impulsaremos un programa de recuperación de plazas y parques existentes, dotándolos de mejor iluminación, sistemas de riego, y mobiliario púbico acorde con las necesidades de la población y del territorio. Lo anterior con un sentido de inclusión, pues queremos que estos espacios estén abiertos para todas y todos los habitantes de la región.

Queremos involucrar a la ciudadanía como protagonista en esta cruzada que busca dotar de más áreas verdes a nuestras ciudades, por ello trabajaremos mano a mano con las Juntas de Vecinos, organizaciones comunitarias, y campamentos, en el Plan de Desarrollo de Jardines y Huertos Comunitarios, los cuales tenemos la certeza transformarán espacios públicos, hoy en evidente abandono, en lugares de encuentro para las familias por medio de espacios destinados al cultivo tanto en tierra como hidropónico.

Los centros de nuestras principales ciudades albergan la mayor parte de la oferta de servicios y el pequeño comercio, pero a su vez son símbolos identitarios de nuestra historia urbana. Ahí están nuestros edificios patrimoniales y plazas de armas, por lo que debemos realizar esfuerzos para mejorar su estándar urbano y mantención. Proponemos un plan gradual pero sistemático de obras en calles céntricas de Antofagasta (partiendo por calle Condell), Calama (partiendo por calle Latorre), Tocopilla (21 de mayo), Mejillones y Taltal, financiado con fondos regionales, que contemple: soterramiento de cables aéreos, unificación de diseño, reemplazo de carteles comerciales, y ensanche de veredas, entre otros.
Desde hace años que la política pública, en sucesivos gobiernos, ha sido construir viviendas sociales en la periferia de nuestras ciudades, donde existe oferta de suelo a bajo costo para la construcción de grandes conjuntos habitacionales y donde el Gobierno Regional ha financiado la urbanización de estos terrenos con recursos FNDR. Existe una propuesta en tramitación en el Consejo Regional, que apoyamos, para que se destinen también recursos FNDR para la compra directa de terrenos en zonas urbanizadas e insertas en la ciudad para destinar a la construcción de viviendas sociales y de clase media, en vez de destinar recursos en urbanizar zonas periféricas que tienen un sinnúmero de contraindicaciones.

REGIÓN SUSTENTABLE

Nuestra región es una de las con menor tasa de reciclaje de Chile y, por consiguiente, la que produce más cantidad de basura per cápita. Esta situación no sólo debiera avergonzarnos, sino que genera graves problemas ambientales en nuestro entorno, con botaderos ilegales en las quebradas, plásticos que se diseminan con el viento y llegan a nuestros cerros y playas, quemas ilegales, etc. Es de suma urgencia que establezcamos dentro de la región un sistema más eficaz de valorización y recuperación de residuos. En la actualidad, un importante grupo de Pymes y organizaciones sociales hacen esfuerzos por la recolección de residuos que eventualmente puedan tener una recuperación económicamente viable, pero dado que las plantas recuperadoras trabajan con grandes volúmenes y nuestra población no las hace rentables localmente, la inmensa mayoría de los materiales deben ser enviados a Santiago, con altos costos de transporte, dificultando estas iniciativas. Proponemos financiar con fondos regionales un lugar de acopio y procesamiento primario en el sector de La Negra o Salar del Carmen, en las afueras de Antofagasta, que reciba materiales provistos por recolectores de base de toda la región e incluso de otras regiones. Esta será una figura público/privada, que llamaremos el Centro de Reciclaje del Norte Grande y se podrán realizar procesos de separación, limpieza, trituración, compactación u otros, dependiendo del material, con el objetivo de consolidar carga y poder trabajar con costos de transporte que viabilicen todo el proceso. Si efectivamente queremos liderar el país en el desarrollo de tecnologías limpias, debemos partir por nuestras propias casas y lo que hacemos con nuestra basura.
Durante el gobierno del Presidente Piñera, se ha dado un fuerte impulso a la compra de buses eléctricos para el sistema RED (ex Transantiago), los que han demostrado ser extremadamente eficientes y más baratos de operar que los microbuses tradicionales. Llegó la hora de exigir para regiones soluciones del mismo estándar. Dado que las calles de Calama tienden a ser estrechas (dos pistas), especialmente en su sector céntrico, la ciudad necesita un sistema de transporte público moderno y eficiente, que permita desplazarse entre diferentes puntos de la ciudad sin atochamientos y sea una alternativa real al uso del auto particular. Con fondos regionales, sumados a sectoriales y recursos del Fondo Espejo del Transantiago, se puede avanzar en un plan gradual, mediante corredores y líneas que se vayan sumando, para alcanzar un sistema integrado en un futuro cercano. Si consideramos además que tenemos la más alta radiación solar del planeta en la zona, perfectamente se puede aspirar a un sistema alimentado con energía fotovoltaica en sus terminales y dar un paso más allá en la sustentabilidad.
Hasta ahora hemos escuchado en muchas ocasiones anuncios y nos han mostrado maquetas de metros, tranvías y teleféricos, para reformar nuestro transporte público, sin que haya habido avances concretos en esa dirección. En este Programa de Gobierno Regional no prometeremos tal cosa, pero sí algo que podemos cumplir: realizaremos nuevos estudios para cuantificar la inversión requerida para tener un tren urbano, que conecte el centro con el sector norte de Antofagasta, en diferentes configuraciones, para así, con proyecto en mano, buscar las alternativas de financiamiento para llevarlo a cabo. Antofagasta es una ciudad larga y angosta, donde el grueso de la población puede ser atendida por un trayecto lineal eficiente y rápido, que no sufra los atochamientos del tránsito vehicular. Además, somos una región llamada a liderar en temas de electromovilidad y energías limpias, por lo que debemos ocupar toda nuestra creatividad y voluntad política para alcanzar ese sueño.
Seguiremos apoyando el desarrollo de nuestros productores de frutas y hortalizas de Quillagua, Taltal, Calama y los Altos La Portada, fomentando la transferencia tecnológica y aprovechando nuestras fuentes de energía renovable, para ir aumentando nuestra capacidad regional de autoabastecernos de vegetales. Si sumamos la cada vez más accesible tecnología de desalación al poder del sol que abunda en nuestras tierras, perfectamente podemos aspirar a desarrollar agricultura donde nunca antes la hubo. No solo pensar en un desierto florido, sino en un desierto fértil.
Los asentamientos de pescadores artesanales en su gran mayoría se encuentran en zonas retiradas y representan una dificultad para el abastecimiento de víveres, en particular vegetales frescos. Con una baja inversión, pero sobre todo con capacitación y asesoría, se puede enseñar a las familias de los pescadores a cultivar diferentes tipos de verduras, que son perfectamente viables con nuestro clima. Utilizando técnicas de compostaje y reciclado de agua, entre otras, más una inversión inicial acotada, es posible lograrlo. Proponemos financiar con fondos regionales este programa, para ser ejecutado por fundaciones y organizaciones sociales.

REGIÓN SALUDABLE

Gracias a las facultades de planificación presupuestaria que entrega la ley al Gobernador Regional, proponemos potenciar la red de consultorios de atención primaria y, eventualmente, dotarlos de capacidad resolutiva. Los consultorios están más cerca de la gente y, con menos recursos, pueden resolver enfermedades cuando aún no son graves. Necesitamos a lo menos un nuevo CESFAM para Antofagasta y otro para Calama, además de normalizar tres en la capital regional y dos en la capital de la provincia del Loa. Esto permitirá disminuir la brecha de atención y actualizar la oferta de la red de salud regional.
Nuestra región mantiene una de las tasas de cáncer más altas de Chile, producto de los años de contaminación de arsénico en el agua, hace décadas, la alta radiación solar y la contaminación ambiental provocada por procesos industriales y mineros. Mucho se ha avanzado e invertido para convertir a la región en referente para tratamientos oncológicos en el norte grande, pero falta mucho aún. Es necesario avanzar con los estudios pre inversionales, así como las inversiones necesarias para concretar el futuro Instituto Oncológico del Norte, que será una versión ampliada y reforzada del actual CON y se transformará en un centro referente para la macrozona norte del país, con tecnología y profesionales de primer nivel para la prevención y tratamiento de dichas patologías.
Uno de los grandes dolores de nuestra región en términos de salud, es la falta de especialistas, lo que obliga muchas veces a tener que viajar a Santiago para recibir atención apropiada. En esta materia no hay una solución mágica que genere un impacto inmediato. Atraer especialistas a nuestra región es una prioridad que ha de planificarse en el corto, mediano y largo plazo, pues, tristemente, no es barato traer especialistas a la región. Sin embargo, formarlos localmente, en alianza con nuestras instituciones universitarias, es una potente estrategia para asegurar el objetivo. Se deben gestionar alianzas público-privadas de financiamiento becado, asegurando el compromiso de retorno, además de garantizar recursos del presupuesto regional para que se gestionen capacitaciones periódicas en patologías específicas que afectan a la región de manera prioritaria. Nuestro objetivo ha de ser que los especialistas tengan un compromiso con la región, ya que así será más fácil retener nuestros talentos. Ofrecer la facilidad de crecer y especializarse, pensando en la región como un proyecto, abre las puertas para ir resolviendo este problema paulatinamente.

Para estos efectos, es urgente que el Hospital Clínico de la Universidad de Antofagasta (ex Hospital Regional) se incorpore a la red de salud pública y forme parte de la estrategia de salud de la región.

Aproximadamente el 80% de los casos en materia de egreso hospitalario se concentra en embarazo, parto y puerperio, enfermedades del sistema digestivo, enfermedades del sistema genitourinario, traumatismos, tumores, enfermedades del sistema respiratorio, del sistema osteomuscular y del sistema circulatorio. Haremos esfuerzos presupuestarios para que buena parte de nuestros recursos a gastar en salud vayan a parar en las enfermedades que más nos afectan. Sin embargo, se hace indispensable que para cumplir ese objetivo contemos con una visión más clara de la realidad. Para ello financiaremos un estudio de carga de enfermedad de la región, que nos permita circunscribir dónde estamos sufriendo más en materia de infancia y adolescencia y adultez.
Las cifras locales no son alentadoras en lo que a salud mental se refiere. Proponemos iniciar los estudios de factibilidad para la construcción de un gran Centro de la Salud Mental del Norte, enfocado en entregar a la comunidad regional especialistas en salud mental que puedan abordar de manera efectiva y digna las necesidades de nuestra región en esta materia.

JUNTOS LLEGAMOS MÁS LEJOS:
FOCO SOCIAL

La pandemia y su efecto en el empleo ha acentuado el drama social que se vive en campamentos y barrios vulnerables. Proponemos apoyar a Juntas de Vecinos con equipamiento y utensilios para el correcto funcionamiento de las ollas comunes que estén en funcionamiento, reforzando su valiosa acción solidaria. A su vez, complementarlas con capacitación y materiales para la creación de huertos urbanos, que a su vez permita bajar los costos de sus vegetales. Nadie sabe cuánto tiempo nuestra región estará bajo los efectos de la crisis sanitaria, por lo que toda ayuda para evitar el hambre y la mal nutrición en sectores más necesitados, va en la dirección correcta.
El arte, la música y el deporte son barreras defensivas para nuestros jóvenes, frente al alcohol y las drogas, así como espacios para su desarrollo más allá de la educación formal y el trabajo. A través de la nueva división de Desarrollo Social y Humano, creada en la nueva estructura de los Gobiernos Regionales, proponemos desarrollar líneas de trabajo en conjunto con el INJUV, que multiplique la oferta de talleres artísticos, musicales y deportivos para todos nuestros jóvenes. Estas instancias las vemos también como espacios de integración social, con jóvenes de diferentes niveles de educación e ingresos, donde desde las nuevas generaciones construyamos una sociedad más acogedora e inclusiva.
En la región hay más de 10.000 adultos mayores que viven solos, con diferentes niveles de dependencia, vulnerabilidad o situaciones de salud, pero todos necesitan apoyo, cariño y compañía. A su vez, muchas personas realizan labores de voluntariado para acompañar a personas mayores, pero muchas más lo harían, pero no saben cómo. Proponemos el desarrollo de una aplicación (APP) y red de trabajo colaborativo, en un programa conjunto del Gobierno Regional con el Servicio Nacional del Adulto Mayor y los diferentes municipios y servicios, que permita acercar la oferta público-privada a las personas mayores a través de servicios, insumos y personas que deseen aportar su tiempo para acompañarlos. Esto bajo un plan de trabajo ordenado y supervisado por las organizaciones correspondientes. Nuestros adultos mayores lo necesitan y merecen. Por quienes nos cuidaron antes, hoy nos corresponder devolverles la mano.
La pandemia y los costos sociales que ha generado ha llevado a un aumento de personas viviendo en espacios públicos, sin servicios higiénicos, ni seguridad para sí mismos. Proponemos la habilitación de nuevas hospederías, que funcionen todo el año, en el que puedan cocinar sus alimentos, usar los servicios higiénicos y lavar su ropa. En estas hospederías también podrán ser atendidas y monitoreadas por personal especializado en consumo problemático de alcohol y drogas, así como de salud mental, programas a los que también proponemos un fuerte aumento presupuestario.
Facilitar los espacios y medios para que jóvenes puedan realizar acciones comunitarias y trabajo social en las vacaciones de verano, financiando traslados, alimentación y materiales. De esta forma, muchos jóvenes que quieren hacerlo, podrán destinar su tiempo y energía para plantar árboles, refaccionar sedes, limpiar playas, entre otras iniciativas.

SIN ORDEN NO HAY PROGRESO:
SEGURIDAD PÚBLICA Y CIUDADANA.

Esta parte de las propuestas serán presentadas al Delegado Presidencial para trabajarlas en conjunto con el Gobierno Regional, las fuerzas policiales y los municipios.

Las zonas céntricas de nuestras ciudades están viéndose afectadas por delitos vinculados a robos y narcotráfico mientras que nuestras zonas residenciales están sufriendo robos en sus hogares y de sus vehículos. Con fondos regionales daremos continuidad y reforzaremos el programa de vigilancia con drones implementado por la Subsecretaría de Prevención del Delito. Estos serán equipos de alta autonomía y cámaras de alta definición, para proveer de material probatorio audiovisual, que permita mejorar persecución de los delitos, así como nos permitirán perseguir de manera aérea a la delincuencia, reduciendo sus posibilidades de huida e incrementando sus posibilidades de captura.
Nuestra región sufre día a día los golpes del narcotráfico y los robos vehiculares. Para luchar y vencer a esta delincuencia organizada debemos hacerlo con inteligencia y tecnología. Debemos incrementar los controles de ingreso y salida de las comunas de nuestra región, pero mediante pórticos dotados de cámaras que registren las 24 horas la circulación de vehículos, facilitando y aumentando la eficacia del trabajo de nuestras fuerzas policiales.
Vencer a la delincuencia es una tarea de todos y debe ser un esfuerzo colectivo entre vecinos, policías y las autoridades políticas. Consideramo fundamental aumentar el uso de recursos tecnológicos para esta tarea. Para ello proponemos el desarrollo de la aplicación (APP) Norte Norte Seguro, que permita conocer el mapa de la peligrosidad de las comunas y reportar en tiempo real los delitos, además de permitir consultar el estado de patentes de vehículos, accionar un botón de pánico y otras prestaciones. Este esfuerzo tecnológico requerirá coordinación y trabajo mancomunado de todas las autoridades comunales, regionales y provinciales a cargo de la seguridad, además de facilitar la organización vecinal frente a la delincuencia.
El estallido social llevó a las calles muchas demandas por un Chile distinto y más justo. Sin embargo, la delincuencia siempre se apodera de los espacios que abren los sueños y, mientras había manifestantes pacíficos caminando por las calles, también había delincuentes que tenían como objetivo saquear y destruir nuestras ciudades. Las cámaras de vigilancia ayudaron en el proceso de detección y de identificación de muchos de ellos, sin embargo estos delincuentes, conscientes de esto, destruyeron muchas cámaras para evitar esta identificación. Pero además, en tiempos de paz social, estas cámaras nos permiten perseguir a la delincuencia organizada en distintos puntos de la ciudad, dotando a nuestras fuerzas policiales de herramientas que faciliten su trabajo de persecución del delito. Comprometemos los esfuerzos presupuestarios que sean necesarios, para reponer y aumentar el número de cámaras de vigilancia en nuestras calles, facilitando la persecución de los delincuentes que perjudican la vida diaria de nuestros vecinos.

Creación de una Mesa Técnica de seguridad pública, compuesta por todos los órganos encargados de seguridad en la región, recibiendo insumos privados e insumos públicos, con la participación del Gobernador Regional, el Delegado Presidencial y los municipios, sin distinción de tendencia política. El objetivo de esta instancia es potenciar y facilitar el trabajo de los Consejos Comunales de Seguridad e integrarlo a instancias de decisión regional, así como recibir de manera directa los insumos que las organizaciones vecinales puedan entregar en esta tarea.

PALABRAS FINALES
LIBERTAD, PROGRESO E IGUALDAD

La motivación principal para ser parte de este proceso democrático es alcanzar una sociedad más justa, libre e inclusiva. El contexto actual en lo político, social, económico y sanitario nos obliga a redoblar nuestros esfuerzos para ser una alternativa real y resolutiva frente a los grandes desafíos que este último tiempo se han visto intensificados. Esto significa construir en base a acuerdos transversales, dejando de lado la polarización que vive la política chilena, y avanzar, con innovación y mirada de futuro, sobre lo ya obrado en estos últimos 30 años. Además, este proceso democrático devuelve el Estado a los ciudadanos, quienes ahora tendrán la responsabilidad y la capacidad de ser parte del proceso de desarrollo regional. Desde Evópoli buscamos que este desarrollo regional sea justo, que promueva la diversidad, el mérito y la igualdad de oportunidades, pero que también sea sostenible en el tiempo, lo que nos obliga a pensar en propuestas sustentables y amigables con el medio ambiente.

NUESTRA INSPIRACIÓN

Entendemos justo atender en mayor proporción a aquellos individuos de mayor carencia y necesidad, para así dotarlos de herramientas y capacidades que les permita desarrollar de buena manera sus talentos y libertades. A su vez, creemos que el mérito y el esfuerzo son los motores que permiten el desarrollo de los distintos proyectos de vida individual y en sociedad, así como que las condiciones de origen lamentablemente condicionan la viabilidad de muchos proyectos de vida, por lo que debemos trabajar por elevar las opciones de los segmentos más rezagados para que así puedan desplegar también todo su potencial.

Buscamos alcanzar la igualdad de oportunidades y de trato en la sociedad. Donde ni el origen, ni la identidad sexual, ni otros factores personales sean determinantes para alcanzar los objetivos de cada uno y sus familias.

Sostenemos que el crecimiento económico es una condición para el desarrollo social del país y para que cada individuo pueda concretar sus proyectos de vida. El crecimiento no es un fin es si mismo, sino que es el medio para alcanzar una sociedad con igualdad de oportunidades. Este crecimiento económico debe ser sustentable, cuidando el entorno y los recursos que las próximas generaciones necesitarán y que también hoy son necesarios para vivir en armonía. La innovación y la diversidad de ideas son claves para que el crecimiento beneficie a todos. Un Gobierno Regional moderno, eficiente y liberal debe proveer de manera equitativa bienes y servicios públicos entre la población, sin hacer diferencia por condiciones individuales ni comunitarias.

REGIÓN JUSTA

En 2018 Evópoli desarrolló el documento “Ciudad Justa: Una ruta para un Chile de oportunidades”. Este documento reflexiona acerca de la importancia de la ciudad como lugar de encuentro, intercambio y generación de comunidad, lo que hace fundamental que las ciudades entreguen los espacios e instancias para que distintos proyectos de vida individuales puedan convivir, complementarse y potenciarse, sin discriminar por condiciones distintas al mérito.

Actualmente entre las ciudades de Chile e, incluso dentro de ellas, se observan grandes desigualdades socioeconómicas y de trato entre los conciudadanos. Estas desigualdades parecen amparadas por el Estado al proveer servicios y bienes públicos de calidad desigual entre la población. No queremos ciudadanos de primera y segunda categoría, donde el mismo Estado refuerce esa condición a través de servicios desiguales provistos entre comunas o diferentes sectores en cada ciudad. La tarea y el gran desafío por parte del sector público es entregar mínimos comunes necesarios para que así la población tenga las oportunidades de desplegar sus talentos y gozar del verdadero ejercicio de la libertad. Uno de los principios que se entrelaza con la idea de ciudades más justas es la diversidad y los grandes beneficios que trae consigo la posibilidad de encontrarnos todos los ciudadanos que, si bien podemos ser diferentes, a la larga todos buscamos lo mejor para nuestras familias.

Dentro de las responsabilidades del gobernador regional está la promulgación del plan regional de ordenamiento territorial, lo que tiene estrecha vinculación en la forma en cómo se organizan y conviven las ciudades. El gobernador regional tiene que velar por un desarrollo territorial que ofrezca sustentabilidad a largo plazo y mayor comunicación al interior de las ciudades y entre ciudades, para que la segregación territorial disminuya y todos los ciudadanos cuenten con estándares mínimos para su buen desarrollo individual, familiar y social, es decir igualdad de oportunidades. El gobernador regional tendrá la oportunidad de potenciar la diversidad y particularidades de cada región, organizando el territorio, buscando espacios de encuentro y focalizando los esfuerzos en aquellas localidades con menor desarrollo social, cultural y económico.

SOMOS VALIENTES

Se vienen tiempos difíciles. La crisis social que ocasionó el estallido del 18 de octubre de 2019 si bien se tradujo en un momento histórico que propulsó el cambio de timón constitucional de nuestro país también significó que entráramos en un proceso nacional muy complejo. A la destrucción constante de la infraestructura pública y privada se sumó una tremenda pérdida de confianza en las instituciones, una incapacidad de diálogo en la opinión pública y un alza en la cesantía de nuestra zona.

El coronavirus no vino sino a agravar esta situación. No son pocas las voces expertas que estiman que el fantasma de la recesión vendrá con mucha fuerza una vez que superemos la crisis sanitaria.

Tiempos de crisis requieren carácter, liderazgo y valentía. No es lo mismo generar empleo, salud y estabilidad en tiempos de normalidad que lograr esos mismos objetivos en tiempos de crisis. Son los conflictos y los obstáculos los que ponen a prueba el carácter de los políticos. Cuando llegó el estallido social el 18 de octubre a nues tras vidas viví en carne propia como Director de SERCOTEC, todos los días, cómo delincuentes disfrazados de protestantes quemaban negocios y hogares. Vi en carne propia cómo los pequeños empresarios veían sus negocios saqueados, vi como familias pasaban a quedar sin empleo ni ingreso alguno. Y allí estuve, junto a ellos, trabajando. Cuando el estallido social llegó, como buen funcionario público con vocación de servicio, me quedé. Había que seguir arriba del buque.

Pero estos escenarios de complejidad no deben desmoronarnos. Los chilenos tenemos una cualidad que es única: ante la adversidad somos irreductibles. Crecemos, nunca nos rendimos. ¿Por qué? Porque somos valientes. Nos crecemos. Nunca nos rendimos. ¿Por qué? Porque somos valientes. Es a esa valentía es a la que debemos apelar para los tiempos venideros. El difícil camino que nos espera adelante es un llamado a nuestra valentía, al destino que siempre hemos enfrentado como chilenos ante cada catástrofe que hemos vivido. Ni terremotos, ni tsunamis. Ni volcanes, ni incendios. Ni aluviones, ni sequías. Nunca nos hemos rendido ante la adversidad. No nos vencerá la desconfianza, no nos vencerá el coronavirus y no nos vencerá la recesión económica. Somos Valientes.

PROGRAMA DE GOBIERNO REGIONAL DE ANTOFAGASTA