Sacha Razmilic Gobernador
Gobernador Región de Antofagasta C-6
Gobernador Región de Antofagasta C6
Gobernador Región de Antofagasta C6

VALIENTE

Sacha Razmilic Burgos, es ingeniero comercial de la Pontificia Universidad Católica de Chile, con estudios en Marketing Summit en Londres. Ha sido empresario, gerente de empresas, docente de la Universidad Católica del Norte y director de Sercotec Antofagasta.

Está casado con Carolina Serrano y tiene 3 hijos, Dasen ingeniero civil Industrial de 26 años, Vedran de 23 años estudiante de Ingeniería comercial al igual que Nadjia de 20 años.

Viene de una familia de inmigrantes croatas con asiento en la Pampa, la que desde pequeño recorrió de la mano de su abuelo Zanante Razmilic y de su abuela Vjera Petricio en la oficina de Pedro de Valdivia, así como las playas de Antofagasta en los mágicos veranos juntos a sus padres, tíos y primos.

Salto a la política

Ya en la Universidad Sacha Razmilic destacaba como dirigente del centro de alumnos de la carrera y luego ejerciendo como delegado de Ingeniería comercial de la PUC por dos años, más tarde esa pasión y pensamiento liberal se vio reflejada al ser parte del equipo de Red Liberal, un movimiento de pensamiento político cultural de tipo centro que reconoce y agrupa sin un ánimo partidista a todas las corrientes de pensamiento liberal de Chile.

Como es un hombre comprometido que cree en el valor del esfuerzo y la innovación, pero también en la necesidad de emparejar la cancha, Sacha decidió involucrarse seriamente en la política, haciéndolo de la mano de Evopoli el partido más joven de Chile Vamos que apuesta por renovar la política con figuras ágiles, activas, con vocación de servicio y justicia social.

En su paso por este joven partido se ha destacado como director de Sercotec en Antofagasta trabajando por los emprendedores de las 9 comunas de la región con continuas visitas a terreno, recorriendo cada una de ellas mostrando entusiasmo, liderazgo y confianza, principalmente en los difíciles momentos de la crisis social y la pandemia que le ha tocado llevar adelante junto a las pymes durante el 2019 y el 2020.

Sacha Razmilic Burgos
Sacha Razmilic Burgos
Sacha Razmilic Burgos
Sacha Razmilic Burgos
Sacha Razmilic Burgos

Cultivar el espíritu

Sacha es un apasionado por la natación, deporte que practicó desde sexto básico a cuarto medio, de forma rigurosa por 3 horas diarias de lunes a sábado, exigencia que además de forjar su envidiable estado físico, con 1 metro, 85 centímetros de estatura, y bien conservado al bordear los 50 años también lo ayudó desarrollando atributos como la capacidad de superación, concentración y disciplina que el deporte competitivo permite alcanzar a fin de conseguir las metas.

En la actualidad y aunque interrumpido por la pandemia, su amor por el agua sigue intacto dedicando 3 días de la semana a su entrenamiento en la piscina olímpica de Antofagasta.

“El ojitos de piscina” como le dicen sus regalonas, no ha tenido más remedio que entrenar en seco en el medio del patio de su casa fortaleciendo brazos y piernas con una divertida pelota saltarina además de una rutina de desafíos convocados por instagram.

Pero no sólo para el deporte está reservado su patio, este espacio además es compartido con el huerto que junto a Carolina, su compañera de vida, han cultivado en medio del desierto aprovechando las aguas de la lavadora, los residuos orgánicos de la cocina, la buena mano para la tierra y la constancia, dedicación y amor que le han puesto que ha dado sus frutos logrando cosechar sus primeras acelgas y espinacas, y a la espera que salgan las primeras zanahorias y betarragas.

A los 48 años y con los hijos fuera del nido, Sacha y Carolina han formado su hogar en Antofagasta, ciudad donde además ella instaló su taller de cerámica Grez, pasión que él comparte apoyándola con amor y orgullo, ayudándole en técnicas de venta y marketing para que su gran talento sea conocido y también reconocido como un particular emprendimiento motor de la mujer creativa y aguerrida que se multiplica en cada una de las emprendedoras de Chile.

Sacha Razmilic Burgos
Sacha Razmilic Burgos
Sacha Razmilic Burgos
Sacha Razmilic Burgos
Sacha Razmilic Burgos

Hombre en el territorio

Entre el desierto y el mar, cuando se mezclan los colores naranjas de los cerros y del sol con los celestes del mar y del cielo, surge el momento de mayor conexión y motivación de este amante del desierto y admirador de las olas, que además de ser un gran soñador, también es un gran creador, de inteligencia vivaz, ojos transparentes y corazón valiente, nunca baja los brazos hasta que logra sacar adelante sus proyectos, especialmente si estos son en beneficio de su entorno ya que es un persona conocida por ser muy leal y jugada.

Entre sus logros se destaca haber sido desde joven valiente y busquilla, una de sus primeras incursiones en torno al emprendimiento la dio administrando un kiosco de Coca Cola instalado nada más y nada menos que en el estadio de basquetbol de los Juegos Olímpicos de Barcelona en 1992 donde el Dream Team de Estados Unidos ganó la medalla de oro de la mano de jugadores de la talla de Michael Jordan y Magic Johnson entre otros.

También llegó a ser el dueño de la franquicia de los Lomitón en Antofagasta con apenas 28 años, teniendo 6 locales y más de 100 trabajadores con los cuales tocó el cielo por 4 años, hasta que tal vez esa pasión aún en ciernes lo llevó a confiar demasiado y perder todo lo construido, aprendiendo de la más dura manera que aprenden los emprendedores en el fracaso, salvando a los trabajadores, poniendo el pecho a las deudas, con una familia a cuestas, sin un peso, con el orgullo herido pero con una gran aprendizaje en sus hombros.

Años más tarde, más maduro y después de haber tenido varias gerencias en el cuerpo volvió a conquistar el amor del emprendimiento y con el ímpetu inquebrantable de los valientes que le hacen frente a la vida sin huir de los riesgos, montó una fábrica de polietileno, la que desarrolló innovadoras soluciones en plásticos para invernaderos, bolsas para exportación de salmones, y losas de hormigón entre otras, primero cambiando la forma de vender el producto dejando atrás la obsoleta venta por kilo para pasar al empaque y venta por metros para optimizar el producto ahorrando tiempo y recursos a sus compradores que lo pudieron usar de mejor forma además de innovar en el sistema de empaque produciendo rollos compactos que disminuían el volumen para el flete y con esto ahorrando millones a las compañías que podían llegar a utilizar cuatrocientos mil metros lineales por mes en un sector industrial que se extendía desde Arica a Coyhaique con excelentes resultados.

Como director Regional de Sercotec se ha destacado por ser el único director en recorrer las 9 comunas de la región, llegando incluso a Ollagüe para motivar a su gente, entregando soluciones inéditas como la habilitación de una oficina de Sercotec con un ejecutivo de fomento en Calama, el que está disponible para atender a toda la Provincia del Loa y San Pedro de Atacama. Así como la ampliación de fondos destinados a aportes de los emprendedores vía FNDR alcanzando una histórica cifra de tres mil millones de pesos, presupuesto que duplica todos los recursos entregados tradicionalmente por Sercotec durante los años anteriores.

Evópoli